Otra lista de señores: Nos atacan, compañeras

Nos atacan, compañeras

Ayer fue un día bastante intenso. No sé exactamente el por qué, pero Twitter tuvo mucho que ver y es que, otra vez más, nos atacan, compañeras.

Quiero decir, antes de ponerme a teclear como una loca y que me empiecen a insultar y a faltar el respeto, que esto es una opinión basada en lo que vivo como mujer desarrolladora, mujer en general y lectora incansable sobre feminismo.

Los señores primero, nosotras después

Este post lo escribo por un tema que pasó ayer en Twitter. Casi toda historia sobre feminismo tech, empieza por un señor o un grupo de señores. En este caso una persona puso un Tweet mencionando a «30 cuentas que debería seguir para ganar dinero online».

No te voy a mentir, cuando vi el tweet ya me echó bastante para atrás porque eso de «ganar dinero online» me olía un poco mal. En este caso, me enteré gracias a una mención de Lucía y el SEO, una mujer que sigo bastante y que aporta súper buen contenido. Lucía y yo tenemos pensamientos parecidos en lo que se refiere a igualdad:

Esto que hizo Lucía es de una valentía increíble. No muchas mujeres (y mucho menos hombres) se atreven a señalar comportamientos machistas. Por apoyo a una compañera, también dejé mi granito de arena en el tweet de Marc:

Y como quería hacer un poquito más por alzar la voz y señalar que no estaba bien, cité el tweet de Marc:

Me acuerdo un día donde Pablo Moratinos y Ana Cirujano hablaban de contenidos virales y que no siempre los contenidos son para algo bueno. En mi caso, como me pasa siempre que alzo la voz, me faltan el respeto, que insultan, me intentan humillar y me dicen lo equivocada que estoy. Pierdo seguidores y nadie merece eso. Perder seguidores es lo de menos, al final, es un número, pero lo que nadie merece es ser insultada por nadie por pensar diferente.

Hablemos de cuotas

En muchos de estos comentarios, lo que se argumentaba es que no se paraban a mirar el sexo de sus seguidores. Bueno, os voy a decir algo, yo tampoco me fijo en el género de mis seguidores, pero porque no hay nada que destaque. En este caso, era escandaloso que de 30 seguidores ni UNA sea mujer.

Nadie está diciendo nada de cuotas, ni que haya un 50%, ¡Es que ni siquiera hay un 1%! ¿En serio te puede parecer normal eso? Yo de verdad, en muchos casos no sé si es que vivimos en mundos diferentes o qué. Y me pasaría al revés igual, si solo tengo mujeres en mis seguidores y no tuviera hombres, también pensaría que hay un problema.

Además, muchos de ellos, argumentaban que ellas no interactuaban con el señor. Bueno, igual hay que hacer un poco de autocritica y ver el por qué esas mujeres no quieren interactuar contigo ¿no?

Ambiente inclusivo

Una de las mayores causas de la desigualdad en escuelas, eventos, etc es que no se crean ambientes inclusivos. Un ambiente inclusivo es aquel que hace que todos los miembros o asistentes de ese espacio se sienten cómodos por el ambiente que los rodea. No solo hablo de un ambiente inclusivo cuando se habla de forma inclusiva (que también) , si no que también hay que hacer un espacio libre y diverso, donde cualquier persona pueda opinar, hablar y sin que le cuestionen. Esto no suele conseguirse mucho en redes sociales, por ejemplo.

Infórmate por tus compañeras

Saber qué hacen tus compañeras, en qué tipo de proyectos trabajan, y escucharlas es una forma muy buena de acercarte a ellas. Muchas veces, nos escriben para que demos una charla en un evento sin apenas conocernos, sin saber que hacemos solo porque somos mujeres y para llenar cupo. Nosotras no queremos eso, queremos que se nos valore, que se nos reconozca y tenemos todo el derecho del mundo a equivocarnos, igual que vosotros.

Ceder espacios

Esto es algo que siempre escuece. Al final, todos queremos estar ahí, en lo más alto, dando 60 charlas al mes y que solo nos llamen a nosotros ¿no? Bueno, pues yo no estoy de acuerdo. Y esto es algo que también hacemos algunas mujeres. Por eso, en este punto quiero hacer reflexionar a todos y todas.

La igualdad tiene que ser justa. La injusticia es una mierda, vamos a hablar claro. Muchas veces, según en donde hayas nacido, con quién te hayas relacionado, o por suerte de haber estado en el momento exacto con la persona exacta, tienes más oportunidades que los demás. ¿Es justo? Para nada.

Esto es algo que yo personalmente me planteo mucho. Durante un par de años, tuve mucha visibilidad y me llamaban a entrevistas en muchos sitios, ponencias, etc. Un día, volviendo a casa del trabajo, me puse a pensar y me di cuenta que estaba haciendo lo mismo que hacían algunos hombres en no ceder los espacios.

Estaba siendo hipócrita. Ceder espacios significa perder privilegios o ceder ese privilegio para que otros con menos suerte que tu, tengan esa oportunidad. Por ejemplo, me llamaron para dar ponencias en algunos eventos y les dije que no, pero en cambio, les dije nombres de mujeres en el sector que podían ser excelentes candidatas para poder dar una charla.

Si al final, las mismas 4 mujeres ocupamos los espacios, estaremos haciendo lo mismo que criticamos y tampoco es justo.

Esfuerzo

Con cada cambio en la sociedad, tiene que haber esfuerzo. Sin esfuerzo, ni sacrificio, no hay igualdad. Desde el sofá de casa hablando con las compañeras no se obtiene nada. Hay que esforzarse por hacer las cosas bien, por querer que tu evento sea lo más inclusivo posible y porque tu comunidad también lo sea.

Sin esfuerzo no se consigue. Así que yo te animo a que te esfuerces un poco en conocer a compañeras no solo por llenar cupo, sino porque tu evento o tu comunidad sea lo más diverso posible. La diversidad hace mejores los eventos y las comunidades. Tener diferentes formas de pensar y diferentes puntos de vista, siempre enriquece.

Nos atacan

Cuando una persona alza la voz porque ve que hay una injusticia, en este caso Lucía o yo misma, es señalada y atacada. A mi me han llegado a acosar en varias ocasiones y he tenido que poner el candado en Twitter, por ejemplo en muchas ocasiones.

Simplemente valdría con escucharnos, porque tenemos que decir muchas cosas, tenemos el derecho a decir lo que pensamos y a señalar todas los indicios de machismo e injusticia que vemos.

Estamos en el mismo bando, no es una pelea, así que por favor, dejadnos hablar, y dejadnos alzar la voz.

Ojalá llegue el día en el que nadie tenga que decidir si hablar o no, porque puede repercutir en su trabajo y muchas veces hasta en su salud.

Imagen destacada: https://www.shutterstock.com/es/image-vector/multiethnic-women-group-beautiful-different-beauty-1762293584

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Marta Torre Ajo.
Finalidad: Los datos que te pido son los mínimos necesarios para poder responder a las consultas que realices.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Destinatarios: No cederé nunca tus datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.
Información adicional: Puedes consultar la información detallada en este enlace.

Ir arriba