¿Cómo decido qué proyectos acepto?

Proyectos que no acepto

Ser freelance y desarrolladora web freelance no es sencillo, pero una de las grandes virtudes es que puedes aceptar proyectos y clientes que te da la gana. Siempre hay que tener en cuenta la situación económica claro, todos hemos pasado por malos momentos y lo de decir que no, no entraba en nuestros planes.

Una de las cosas que más me gustan de ser autónoma es poder tener la libertad de poder escoger a mis clientes. Bueno, seamos sinceros, lo que más me gusta de ser autónoma, es no tener que madrugar. Pero la libertad que tengo al ser freelance no está pagado con nada. La calidad de vida para mi es mucho mayor que «lo que me quita».

Libertad freelance

Decidir qué proyectos acepto

Si has leído alguna vez este blog, sabrás que no acepto todo tipo de trabajos. Está lista la voy actualizando depende de cómo me encuentre en ese momento, tanto económicamente como mentalmente.

Ideología política

Mi ideología política es muy importante para mi en la vida. Tanto que soy lo que soy gracias a mis creencias políticas. Ojo, no hablo de simpatizar con un partido político o no, hablo de mi ideología.

Este tema es tan importante para mi, que casi el 90% de los proyectos políticos no los cogería. Tendría que ser un proyecto que de verdad me guste o que vaya a cambiar algo que considero bueno.

Por ejemplo, hace no mucho, un partido político de Cantabria me escribió para ayudarles a crear un diccionario de cántabro, y me encantaba el proyecto, si hubiera salido, hubiera sido muy guay. Hacer algo bueno para mi tierra como es difundir la cultura de mi tierra hubiera sido un orgullo 😍.

Foto de Markus Spiske en Pexels

Derechos humanos

De esto creo que he hablado mucho y cualquier proyecto que me haga cuestionarme si respeta los derechos humanos ya no suelo trabajar. Soy una fiel defensora de respetar todos los derechos humanos, y todos esos proyectos que no los respeten, lo siento pero yo no soy la persona.

Todos esos proyectos pueden ser cualquiera que fomenten el racismo, machismo, la homofobia, transfobia, etc.

Para mi, los derechos humanos no son debatibles, se respetan o no. Las personas que no respetan los derechos humanos, las saco de mi vida, de mi trabajo e intento no tener ningún tipo de relación.

Derechos humanos
Foto de Anete Lusina en Pexels

Proyectos que hacen el mundo un lugar peor

Hay muchos proyectos que hacen un lugar peor. No lo vamos a negar, hay negocios o sectores que aunque sean legales me parecen que hacen un mundo peor, así que todos esos negocios, intento no trabajarlos. Es cierto, que esto depende mucho de cómo esté de trabajo pero son varios sectores:

  • Sector inmobiliario (depende mucho de la inmobiliaria), pero en principio no suelo coger ningún proyecto de este sector.
  • Negocios piramidales.
  • Casas de apuestas.
  • Negocios de NFTs y que me pidan cobrar en criptos.
  • Negocios turbios sobre alimentación y salud. Todos esos negocios «chungos» sobre alimentación, deporte y salud en general no los quiero ni con un palo.
  • Explotación de trabajadores. Todos esos negocios que sepa a ciencia cierta que los trabajadores no tienen condiciones dignas, lo mismo. Aquí es muy complicado, pero por ejemplo hay sectores, como el sector de la fresa, que aunque me guste mucho los frutos rojos, ya no haría nada sobre eso.
  • Cualquier tipo de negocio que consista en aprovecharse de alguien o algo.

Tipo de cliente

Bueno, esto es muy simple, tengo un tipo de cliente muy definido, y en la primera reunión que tengo con él/ella puedo ver si vamos a encajar o no. Es cierto que antes de reunirme veo a ver si puede encajar o no para no perder el tiempo, que el tiempo es oro dicen (y qué razón tienen).

  • Startups. Tienen una forma muy peculiar de trabajar y no va conmigo.
  • Agencias. Las agencias tienen también una forma de trabajar pero en resumen te digo que al final yo me hice autónoma para ser libre y si las agencias van a ser como un «mal jefe» no me gusta nada. He tenido malas experiencias por plazos, cambios, presupuesto (intentan regatearte) y que al final, haces crecer a esa agencia pero no creces tu como profesional, porque muchas de ellas, no te dejan demostrar que eres tu la autora del proyecto.
  • Intermediarios. Todos los proyectos que tienen intermediarios, con casi todo he tenido problemas. Lo he intentado de diferentes maneras pero siempre ha pasado algo. Así que he decidido que lo mejor es no hacer nada con intermediarios, si hay algún proyecto, yo necesito tener contacto con el cliente.
  • Falsa-autónoma. Esos proyectos que en los que te quieren contratar X horas a la semana. Es complicado decir que no, porque piensas «Joder, qué guay, no voy a tener que buscar clientes» pero hay que tener mucho cuidado porque al final en vez de freelance te conviertes en asalariada con lo que ello conlleva: tienes lo malo de ser autónoma y lo malo de ser asalariado. Piénsalo antes de aceptar esto.
  • Administración publica. Lo siento porque me gusta apostar por lo público, pero en este caso no trabajo con ninguna administración pública. Los proyectos se hacen eternos, tienes que amoldarte tu a su forma de hacer porque «así trabajan las instituciones públicas» y luego los pagos son interminables. Lo mismo cuando los proyectos dependen de subvenciones, miro con lupa como van a ser los pagos y todo.
  • Hablar mal de otros devs. Casi siempre que me ha pasado esto, el problema era el cliente, no el desarrollador o desarrolladora anterior. Hace poco le decía a una compañera, que muchas veces hacemos cosas mal (ñapas y tal) casi siempre por falta de recursos, prisas o porque lo pide el cliente.
  • Regateos. Yo no cobro menos, pero tampoco cobro más. Mis precios no están inflados de nada, son lo que son porque es lo que lleva. Si quieres que tu proyecto valga menos, hay que reducir servicios. Intento siempre que mis clientes tengan un producto de calidad, así que no puedo bajar, pero tampoco subiría porque si.

Por tecnología

En este punto a parte de tecnología podría decir por necesidades del cliente. Aunque casi todos los proyectos que realizo normalmente con en WordPress o PrestaShop, hago otro tipo de proyectos a medida como en Laravel, HTML/CSS, React, Vue y flutter.

Tampoco soy la típica que le mete al cliente lo que yo domine porque no sé hacer otra cosa. Si veo que yo como profesional no le sirvo, le recomiendo casi siempre a algún compañero o compañera que pueda hacerlo.

Tecnología web
Foto de Antonio Batinić en Pexels

Maquetadores visuales en WordPress

Este es un tipo de proyectos que no acepto. Yo no hago nada con maquetadores visuales y la parte de implementación la dejé hace tiempo para especializarme mucho en desarrollo de WordPress y otros temas que me gustan más.

No me gustan mucho y prefiero recomendar a un implementador o implementadora para este tipo de proyectos que lo haga mejor que yo.

Diseño

Bueno, esto es algo que me piden mucho y estoy venga a decir que no, yo no soy diseñadora. Sé que a veces es complicado saber exactamente cómo trabajamos porque cada profesional trabaja de una manera muy diferente. Y vamos a ser realistas, en WordPress no hay mucha gente que trabaja así, al menos freelancers.

Yo nunca diseño. No sé diseñar. No lo pretendo hacer nunca. Respeto totalmente a los y las compañeras diseñadoras, me encanta su trabajo y hacerlo yo sería faltarles el respeto.

Todo proyecto, todo, lo hago con diseñador o diseñadora, bien escogido por el cliente o bien recomendado por mi de mis compañeras y compañeros de trabajo.

Diseño UX/UI
Foto de picjumbo.com en Pexels

Proyectos heredados

Estos suelen ser marrones que se ven de lejos. Así que cuando decidí que no iba a aceptar proyectos heredados creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida (soy un poco exagerada, pero así le doy más dramatismo al asunto).

No hago ningún proyecto con parches ni algo empezado. Básicamente porque me lleva más tiempo saber qué es lo que ha hecho el cliente u otro profesional que hacerlo yo de cero.

Y vamos a ser sinceros, casi siempre son marrones que ha dejado otro desarrollador o desarrolladora, porque era un marrón de los grandes.

Con todo esto, te cuento los proyectos que yo suelo rechazar, pero no tienes por qué ser la tuya, tienes que buscarla tuya a tu situación y decidir qué proyectos quieres hacer, qué quieres rechazar y con eso, llevarlo en consecuencia.

Espero que te haya gustado el artículo, si te apetece, me puedes escribir en mi formulario de contacto, pero me haría mucha ilusión que me pusieras aquí en comentarios qué proyectos no aceptas 👇👇.

Atribuciones: https://www.shutterstock.com/es/image-photo/asian-business-woman-reviewing-data-financial-1296107374

6 comentarios en “¿Cómo decido qué proyectos acepto?”

  1. Hola Marta.
    Me parece un artículo muy bueno y sincero. Te comento algunas cosas.

    No sé por qué hemos convertido la ideología en un tema tabú. Decir que no se tiene ideología es también tomar un posición. Y algunas veces termina siendo la indiferencia o la autocensura.

    En cuanto a temas éticos sobre proyectos se pueden llegar a plantear muchos dilemas y además es inevitable cuestionar lo que se hace. De hecho se trata de eso, cuestionar las cosas. Esto es la filosofía. Y la ética una parte de la filosofía.

    Lo de tipos de cliente todo lo que dices es mucho de lo que hay. Y lo de intermediarios lo peor es cuando no entienden y meten la pata. En otros casos pueden ser personas que reconocen su posición y saben escuchar.

    Lo de la tecnología es un mundo muy amplio. Creo que depende mucho del perfil de los clientes que se gestionan. Echo en falta más esfuerzo y apertura de los clientes para apostar por mejorar y no quedarse estancados porque terminan siendo muy conformistas.

    Por supuesto, reconocer lo que se sabe hacer y lo que no. Y que se valore lo que se sabe hacer. Yo ya he rechazado varias veces proyectos marrones que habían empezado otros y que no había por dónde cogerlos.
    Me sigue pareciendo seria tu apuesta de límite de precio de proyectos. Alguna vez pienso que arriesgado pero también creo que es poner una condición y transmitir una idea de seriedad.

    No me alargo más, muy buen artículo y un saludo Marta.

    1. Hola, Luis. Muchas gracias por escribirme. La verdad, que tienes mucha razón en todo lo que dices. Al final, hay que trabajar en los proyectos que estemos cómodos.

      Un saludo,

  2. Hola Marta,
    Me ha gustado el post y me he sentido identificada en muchos sentidos. Valorar la libertad de elegir tu horario, para mí es muy importante.
    Aceptar los proyectos más afines ( la ideología está presente en todo lo que hacemos ) y mi total rechazo a los maquetadores visuales. Hay compañeros que se manejan muy bien con ellos, para mí son un suplicio 😅
    Gracias por compartir tu experiencia.
    Saludos.

    1. Hola, Amal: Muchas gracias por pasarte y escribir en este humilde blog.
      Estoy contigo, eso de trabajar con maquetadores visuales a mi no me va, algunos dicen que se hace más rápido pero yo en concreto no.
      ¡Muchas gracias por comentar por aquí!

  3. Hola, Marta.

    ¡Qué bueno el artículo!

    Coincido en la mayoría de los puntos y por suerte, a lo largo de mi trayectoria por cuenta propia (15 años), debo juntar 4 o 5 malas experiencias por no saber…

    Las agencias e intermediarios, para mi son un suplicio e intento huir cada vez que me dicen que no puedo tratar directamente con el cliente; que no hay brienfing hecho por el cliente porque lo hacen ellos que saben más; que debería bajar el precio porque con lo que ellos suman, el precio se dispara para el cliente final; que nada de publicar los trabajos hechos para ellos, porque no se puede saber que se contrata externo… y me dejo otros motivos para no alargarme.

    Para mí, poder gestionar horarios y escoger clientes, es de lo mejor que tiene ser autónomo, luego tiene sus partes menos bonitas, pero nada es perfecto y después de tanto tiempo, espero no tener que dejarlo para trabajar por cuenta ajena…

    ¡Gracias por compartir!
    Un saludo.

    1. ¡Muchas gracias por escribir por aquí, Sandra!

      Hay una cosa que dices que es muy interesante y se me olvidó meter en el artículo: Y es que con los intermediarios/agencias es muy injusto porque al final, tu presupuestas lo que vale el proyecto, ellos lo inflan bastante y no obtienen el proyecto que se les presupuestó, ya que se inflaron demasiado los precios. Lo de la autoría, yo en este caso, muchas veces les digo que sube un 40% más y ya se van ellos solitos.

      Me parece muy interesante todo tu comentario, además me llevas años de ventaja y seguramente tenga mucho que aprender de ti.

      Un abrazote 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Marta Torre Ajo.
Finalidad: Los datos que te pido son los mínimos necesarios para poder responder a las consultas que realices.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Destinatarios: No cederé nunca tus datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.
Información adicional: Puedes consultar la información detallada en este enlace.

Ir arriba
Ir al contenido